Familia y Educación

Adolescencia y juventud

Tipos de noviazgo

Escrito por Lupita Cervantes. Publicado en Adolescencia y juventud.

Algunos de los noviazgos en los que te puedes ubicar:
El madrugador
El 'nada que ver'
El 'derrama miel'
El masoquista
El super héroe
El amiguero
El 'peor-es-nada'
El carcelero
El 'a todo dar'

El madrugador
Aquí no aplica la frase al que madruga Dios lo ayuda. El noviazgo madrugador se refiere a aquellos novios que todavía son muy chavitos y les falta una verdadera inmensidad de tiempo para casarse (porque todos sabemos que el noviazgo es una etapa de conocimiento y aceptación donde la pareja se prepara para un posible matrimonio).
Aún les falta terminar la secundaria, la prepa, la carrera y trabajar unos dos años, mínimo, para juntar algo de dinerito. Haz cuentas... He aquí que nos topamos con noviazgos de cinco, seis, nueve años, lo cual, aunque no lo creas puede ser un tanto perjudicial, porque a veces se brincan etapas a las que más tarde querrán regresar, y porque cuando las cosas se vuelven más monótonas y aburridas, uno de los dos puede hartarse y dejar al otro por alguien más.
Consejo: Tómalo o déjalo...
Si todavía estás en la secundaria o en la prepa, es decir, entre los 12 y los 18, mejor no te involucres en nada demasiado serio. Sal con amigos, diviértete y date la oportunidad de conocer. De esta manera podrás saber exactamente a qué le tiras, qué tipo de noviazgo quieres y cuáles son las cualidades que consideras indispensables en tu pareja. Sólo así tendrás un punto de comparación.
Acuérdate de esto: algún día, tarde o temprano, te llegará el momento de tener novio o novia; sin embargo, ahora es tiempo de hacer amigos, de conocer gente, de divertirse sanamente... no lo cambies por algo que de todos modos llegará.

El 'nada que ver'
Ve tú a saber porqué se hicieron novios estos dos, pero la verdad es que no tienen nada en común: gustos, costumbres, creencias, educación, clase social, puntos de vista, amistades, familias, etc. Tal vez se hicieron novios porque se sintieron atraídos por la superficie de la otra persona: me gustó su sonrisa, me fascina su mirada, es guapísimo o está muy bonita; pero en el fondo piensan diferente con respecto a cuestiones importantes como: el respeto a la vida, el noviazgo y las relaciones prematrimoniales, las creencias religiosas, el trabajo, la familia, etc.
Consejo: Tómalo o déjalo...
Cuando la pareja no tiene intereses en común y no posee la disposición de desarrollarlos; cuando no son capaces de compartir juntos ni los rayos del sol; cuando cada uno jala por su lado sin prestar atención al otro... sobra decir que el truene es inminente y necesario. No olvides que el noviazgo es una época para compartir y convivir.

El 'derrama-miel'
Se le llama así porque la pareja es muy empalagosa, es decir, no puede estar ni un momento sin tocarse. Siempre que los ves están abrazados, dándose besitos, diciéndose cositas al oído y, sobra decirlo, siempre están de manita sudada. Esto no está del todo mal porque, como en cualquier noviazgo, existe la atracción física; sin embargo, es muy importante que detrás de esa atracción un tanto superficial, se desarrolle una atracción mucho más profunda, una atracción emocional. Porque, ¡oh, desilusión!, la pasión del inicio reduce con el tiempo y si no hay nada más que sostenga la relación, si en el noviazgo sólo había identificación física, entonces el cortón está a la vuelta de la esquina.
Consejo: Tómalo o déjalo...
Al principio, todas las relaciones tienen su etapa de derrama-miel, pero si ya llevan varios meses juntos y cada vez que se ven es sólo para tocarse y sentir bonito; si no han hablado seriamente entre los dos, ni se conocen con profundidad porque han estado muy ocupados derramando miel por todos lados; entonces, temo decirles que lo suyo es pura atracción sexual y no les interesa ni un comino lo que el otro piensa.
Tarde o temprano, el atractivo se acabará y, créeme, también el noviazgo. Una relación así no vale la pena, sobre todo si tomas en cuenta los riesgos que corres al involucrarte con alguien que sólo te quiere por tu físico: pueden comenzar una relación sexualmente activa y entonces es muy probable que ocurra un embarazo. Y todo porque no quisieron echar a perder la pasión del momento, echaron a perder su vida y tal vez la de otro ser inocente.

El masoquista
Es el tipo de relación donde los novios se pelean más tiempo del que están en paz. No pueden entablar ninguna conversación sin que ésta termine en una horrible discusión. Siempre se la pasan reclamándose, gritándose, lastimándose... es decir, una constante sensación de infelicidad.
Consejo: Tómalo o déjalo...
Analiza: ¿tu relación te produce más lágrimas y preocupaciones que risas y momentos de alegría? Si es así, entonces es el momento de salir corriendo... ¡pero ya! Quien te ama de verdad, sólo desea tu bien y no busca hacerte sufrir; por el contrario, hace todo lo posible para verte feliz en cualquier momento.

El súper héroe
Digamos que uno de los dos se la pasó rentando las películas de superman durante toda su niñez y, como consecuencia de este exceso de heroica fantasía, ahora el susodicho o susodicha creen fervientemente que ellos son algo así como la salvación para su pareja.
Bueno, hablando en serio, este tipo de noviazgo es más común de lo que crees. Sucede cuando te enamoras de alguien con problemas ya sea físicos o emocionales y quieres resolvérselos o ayudarlo a sentirse mejor. Yo lo veo mucho en chavas que se enamoran del típico niño rebelde, ya sabes: fumador empedernido, borrachín, mujeriego, incluso hasta medio drogo. Ellas juran que lo van a hacer cambiar, que su amor le va hacer enderezar el camino...
¿Cómo puedes saber si eres un novio súper héroe? Fácil. Nada más pregúntate cómo ves tú a tu pareja. Si la ves igual que tú, con defectos y cualidades normales, entonces andamos bien; si la ves por debajo de ti, como alguien con muchos problemas, baja autoestima, problemas de actitud, que necesita que alguien le ayude urgentemente, entonces ya tienes bien puesto tu disfraz de súper héroe.
Consejo: Tómalo o déjalo...
Sin ánimos de ofender, sólo tengo tres palabras para los novios súper héroes: ja ja ja. Es muy difícil que sólo el amor haga que una persona con problemas graves cambie; para esto hace falta terapia, fuerza de voluntad y que la persona desee cambiar. No te hagas bolas ni imagines que eres batichica o el hombre araña porque no lo eres. Eres una persona común, con necesidades comunes y cualidades comunes; mientras no tengas una capita mágica que te haga volar por el espacio o unos poderes sobrenaturales, estas llamada a tener un novio normal, con defectos normales; alguien que sea capaz de darte seguridad y confianza a ti también.

El amiguero
Es el típico especimen que trata a su novia(o) como si fuera uno más del grupo de amigos. Nunca tiene tiempo para su pareja porque prefiere andar con sus amigos en el reventón; y si la novia o el novio se molesta por esta situación...¡¡¡aguas!!!... se desata la tercera guerra mundial porque el individuo en cuestión argumenta que no tiene libertad, que la pareja solo quiere acapararlo, que necesita su propio espacio y no sé cuantas cosas más. He aquí que la pobre incauta tiene que aguantarse las horas de parranda con los amigotes de su novio porque no hay otra forma de pasar tiempo con su amorcito.
Consejo: Tómalo o déjalo...
Si al leer estas líneas te zumbaron los oídos y sentiste como si un enorme dedo índice te apuntara directamente a tu pimpolluela cara... quiere decir que hubo una identificación entre tú y este tipo de noviazgo. Si tú eres la víctima de la situación, es decir, si tienes que aventarte el maratón cada fin de semana con los amigos de tu novio o la amiguitas de tu niña, es preciso que hables claro con tu pareja y le expliques que el noviazgo es algo más que una simple amistad. La etapa de noviazgo se caracteriza por el conocimiento profundo de la otra persona a fin de que sepamos con claridad si deseamos pasar con ella el resto de nuestra vida. Esto no se puede lograr si no salen solos de vez en cuando y platican de cosas importantes para los dos.

El peor-es-nada
De repente, como si se tratara del rotavirus, todas tus amigas y amigos empiezan a salir con chavos y chavas y empiezan a formarse las parejitas de novios. Tú, cual témpano de hielo en medio del océano, sigues sin pescar ni los rayitos del sol. Es por eso que caes redondita con el primer incauto que te diga palabritas de amor al oído.
Es normal que te sientas un poco aislada porque todas tus amigas o tus cuates ya tienen pareja. Créeme que conozco por experiencia la pesadilla de llegar a una fiesta y estar solita porque todos andan acompañados y a ti nadie te hizo el favor de avisarte que era una cena de parejas. Lo que no es normal es que te lances a iniciar una relación de noviazgo sólo porque te sientes urgida o urgido, según sea el caso. Sería muy injusto para tu pareja, ¿no crees? Peor aún, ¿cómo te sentirías si tú fueras el peor-es-nada de otra persona?
Consejo: Tómalo o déjalo...
Es hora de que revises con profundidad cuál es tu concepto de noviazgo y qué esperas de una relación de pareja. Si lo que buscas es simplemente compañía para no sentirte tan solo, es mejor que le digas adiós a esa novia o a ese galán... no estás siendo justo y eso no se vale; tarde o temprano te vas a arrepentir y será más difícil terminar la relación. Busca más amigos, sal a pasear con ellos. Recuerda que un noviazgo va más allá de la compañía o la amistad; un noviazgo es un compromiso de aceptación, respeto y amor.

El carcelero
No tengo ni la menor idea de cómo se siente estar en la cárcel pero no hay que tener mucha experiencia en esos asuntos para asegurar que ninguno de los que ya han pisado ese terreno desea volver ahí. Imagínate lo horrible que ha de ser estar vigilado las 24 horas del día, no hacer nada a tu antojo, vivir con el temor de que te vayan a castigar por algo que tú ni hiciste, etc., etc., etc. Escalofriante ¿verdad? Pues me temo que esto pasa más allá de los muros de una prisión.
Es muy común ver a jóvenes (hombres o mujeres) que se encuentran esclavizados a una pareja que no les permite hacer nada por temor a que se vaya de su lado. Esto es pura falta de confianza en la otra persona y una relación de noviazgo no puede crecer y fortalecerse si no cuenta con la base de la confianza mutua.
Fíjate bien, cuando se trata de un novio carcelero: No la deja salir con sus amigas porque dice que nada más salen a ligar; no la deja ponerse ropa ajustada o que resalte sus atributos corporales; no le gusta que se maquille y que se ponga bonita; se convulsiona si se entera que su novia habló por teléfono con un amigo (hombre, por supuesto) y, todavía peor, le da una embolia cerebral si se entera de que vio a su ex novio y que platicó con él.
Si se tratara de una carcelera: Quiere saber en dónde y con quién esta su novio las 24 horas del día; no soporta que tenga amigas; se muere de la rabia cada vez que sabe que la ex de su novio está en el miso lugar donde están ellos y lo amenaza con dejarlo si se le ocurre saludarla; se pone verde del coraje cuando al niño se le ocurre decir que Christina Aguilera esta muy bonita o que Britney Spears tiene un cuerpazo; organiza un complot con sus amigas para estar vigilando a su novio todo el día; checa la cuenta de correo electrónico de su galán sin que éste se entere; etc. etc.
Consejo: Tómalo o déjalo...
Si tú eres el del complejo de carcelero, es mejor que analices tu autoestima. El problema es que crees que no eres lo suficientemente bueno o atractivo para mantener a tu pareja a tu lado y te sirves de muchas artimañas para retenerla contigo; sin embargo, tu juego te va a perjudicar porque a nadie le gusta estar con alguien que duda de sí mismo y de su pareja. Cada quien es como es y tiene una personalidad y estilo propios; no destruyas la personalidad de tu pareja sólo porque tienes miedo de que alguien más te la vaya a arrebatar. Habla con ella o con él y cuéntale tus miedos, vas a ver que te vas a sentir mejor contigo mismo y vas a confiar mucho más en ella.

El 'a todo dar'...
¿Qué te podré decir de este noviazgo? Es el mejor de todos. Es desinteresado, porque no pide nada a cambio de lo que da; es sincero, porque se muestra tal cual es; es respetuoso, leal, maduro, alegre, hay libertad y confianza y, sobre todo, fidelidad total.
Es aquella relación en donde sólo te interesa hacer feliz al otro, donde te preocupas por sus problemas y te alegras de sus éxitos como si fueran tuyos. Es el noviazgo en donde los dos se ayudan a ser mejores y son el uno para el otro, testimonio de pureza, amistad, sinceridad y coherencia. Conocen los defectos del otro, pero los aceptan y luchan para convertirlos en cualidades.
Consejo: Tómalo o déjalo...
¡Adelante! Si siguen así, las cosas van a funcionar de maravilla porque juntos saben divertirse sanamente; tienen muchos puntos en común, no sólo se gustan físicamente, sino que también se atraen emocionalmente; su comunicación es excelente y tienen planes y proyectos que los involucran a ambos.
Bueno, hay muchos estilos de noviazgo que no desarrollé pero lo importante es que analicen su noviazgo, vean si pueden mejorar como personas y como pareja y... ¡aprendan a amar de verdad!

® Masalto.com

España, el país de los «ni-nis»

Escrito por MARIBEL NÚÑEZ. Publicado en Adolescencia y juventud.

Somos el segundo país europeo con mayor número de jóvenes que ni trabajan ni estudian (conocidos como «ni-nis»).

La OCDE aconseja invertir más en educación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó ayer su informe anual sobre la situación de la educación y, entre las novedades, aparecen unos datos preocupantes para España ya que nuestro país es el segundo de la Unión Europea con mayor porcentaje (19,4%) de jóvenes entre 20 y 24 años que ni estudia ni trabaja, la conocida popularmente como generación «ni-ni».

Este dato, el hecho de que sólo Italia nos supere en 2008 con un porcentaje de jóvenes en la misma situación del 22%, no es sólo negativo en sí mismo sino que, además, va en contra de la tendencia del resto de países de la OCDE ya que ha aumentado. Entre los años 2000 y 2008 el porcentaje ha pasado del 15 al 19,4% en España mientras que en el conjunto de la OCDE ha descendido, al pasar de un 18,2 a un 14,7%. Por encima de España en porcentaje de jóvenes «ociosos» están Turquía, con un 44,6%, e Israel, con un 37,5%, ambos fuera del territorio europeo.

Esta organización internacional, este año muy centrada en los aspectos económicos en su informe anual, destaca que entre 1995 y 2007 la mayoría de los países aumentaron fuertemente sus inversiones en educación preuniversitaria, una media del 43%, pese a que el número de estudiantes se mantuvo más o menos estable durante el periodo. En el caso de la formación universitaria el aumento el aumento medio del gasto fue del 14%.

El gasto en educación varía mucho entre los diferentes países aunque de media dedican el 6,2% de su Producto Interior Bruto (PIB) a este capítulo. En cuanto a la parte del total del gasto que se dedica a educación también hay diferencias entre los países ya que, por ejemplo, la media de la OCDE es del 13,3% y hay países, véase México, que destina el 22%, como consecuencia del elevado déficit que tiene en este terreno. La mayoría de países europeos dedican una media del 10% del gasto a educación.

Una de las novedades que refleja el informe presentado ayer es que anima a los Gobiernos a invertir en educación no sólo porque es muy importante en sí mismo, sino también porque es rentable económicamente para las arcas públicas. Así, por ejemplo, según sus cálculos una persona que cuenta con un nivel de educación universitario generará el equivalente a 119.000 dólares adicionales en impuestos sobre la renta y aportaciones sociales en su vida laboral, por contraste con quiene sólo ha estudiado el equivalente al Bachillerato.

En materia de vinculación entre formación y empleo la OCDE considera que a mayor formación aumentan los años que se puede estar trabajando, lo que beneficia a la salud de los sistemas públicos de pensiones, muy dañados por el descenso de población activa asociado a la caída de la natalidad. Desde 1997 la tasa media de paro entre la población con estudios universitarios ha sido de un 4% mientras que entre la que no tenía formación superior se ha elevado al 10%.

La OCDE, además de lanzar un llamamiento inversor en el conjunto del sistema educativo, se muestra optimista de algunos resultados alcanzados hasta el momento ya que el nivel académico ha subido mucho en los últimos 30 años, como lo demuestra el hecho de que de media la proporción de personas entre 25 y 34 años con al menos el bachillerato es 22 puntos porcentuales mayor que la correspondiente a personas entre 55 y 64 años.

Los profesores y su situación socio laboral también es objeto de estudio por parte de la OCDE, sobre todo en el apartado que destaca que los salarios de los docentes se incrementaron en términos reales entre 1196 y 2008 en casi todos los países aunque, a renglón seguido añade, que «en la mayoría de los países los profesores percibe menos ingresos que otros individuos con preparación académica similar, lo que se aprecia en que un profesor con 15 años de experiencia en educación secundaria básica gana desde 16.000 dólares americanos en Hungría a 98.000 en Luxemburgo».

Sombrío panorama educativo

El 22% de la población española ha completado la educación posobligatoria, frente al 47 por ciento de media de la UE y el 44 por ciento de los países que forman parte de la OCDE.

El 44% de los titulados españoles de entre 25 y 29 años ocupa puestos de trabajo de cualificación inferior a sus estudios, frente a la media del 23 por ciento de la OCDE.

El 38% es el volumen de titulados en FP de grado medio en España en 2008 a la edad habitual de graduación (17-18 años), frente al 52% de media de la UE y el 44% de la OCDE.

10 veces más es el coste salarial de un profesor por cada estudiante en España, Luxemburgo y Suiza comparado con otros países analizados en el informe de la OCDE, como Chile.

El 2,1% de los jóvenes holandeses entre 15 y 19 años ni trabaja ni estudia frente al 32,6% de Turquía. En el caso de España, el 10,5% de esta edad está en la generación «ni-ni».

El 6,2% de su PIB invierten de media los países de la OCDE en educación, aunque en los del norte de Europa y en Estados Unidos el porcentaje llega hasta el siete por ciento.

El 3,3% millones de universitarios cursaron en 2008 estudios en otro país distinto del de origen, un 10,7% más que en 2007. La OCDE constata que la movilidad sigue aumentando.

El 70% de jóvenes entre 17 y 20 años es el porcentaje de los que acaban el Bachillerato en más de dos tercios de los países de la OCDE y en nueve de ellos este índice llega al menos al 90%.

El 49% de los españoles tiene solo estudios básicos. El 38% de los titulados en secundaria posobligatoria lo son en estudios de formación profesional, índice inferior a la media europea.

ABC 08/09/10

Los niños españoles llegan antes a la adolescencia

Escrito por INÉS VILA. Publicado en Adolescencia y juventud.

Un estudio revela que los menores comienzan a comportarse como adultos a los 11 años.

Antes preferían las muñecas y los coches. Ahora viven por los programas de televisión de adultos y quieren vestirse como mayores. Así se comportan los niños de 11 años, o incluso menores, según revela un estudio publicado por la Universidad de Valencia en el que, por primera vez, no sólo se analiza la conducta de los menores de entre 6 y 14 años, sino también el comportamiento de sus familias.

Hace unos años, los niños se entretenían con juguetes hasta los 13, mientras que en la actualidad dejan de hacerlo a una edad más temprana y comienzan a adoptar hábitos de adultos. No haber jugado ni leído lo suficiente provoca que los menores no sepan esperar y lo «quieran todo ya» y la consecuencia es que «no están viviendo la infancia», afirma la catedrática y responsable de la investigación, Petra María Pérez. Esto provoca, además, que se registre un mayor grado de agresividad en los menores dentro del seno familiar (22,3%), preferentemente en chicos, cuando hasta el momento este período de la vida había estado considerado como el menos conflictivo.

¿Será por haber cambiado a Pippi Calzaslargas por Miley Cyrus? ¿O a Heidi por «Padre de Familia»? Para un 40% de las familias, la causa de los conflictos en las aulas provienen de los «malos ejemplos» que los menores ven en los medios de comunicación.

Pero la verdadera influencia de los niños se encuentra, sin duda, en sus familias, a las que el estudio dedica varias de sus páginas. Según éste, la mayoría de los menores españoles (el 81,6%) vive en familias nucleares o convencionales, los «menos conflictivos» en palabras de la catedrática. A ellas, les siguen las monoparentales (13,05%), donde los niños son significativamente más «maduros», pero también más «tristes e infelices», afirma.

Las familias reconstituidas componen el 5,26%, y son los hogares que más de acuerdo están con la afirmación de «les doy todo lo que quieren», porque para ellos «lo más importante es darles apoyo afectivo». El mínimo porcentaje (un 3,45%) lo ocupan los hogares con hijos adoptados, donde los padres se perciben a sí mismos como «menos hábiles» para llevar a cabo una tarea educativa eficaz con sus hijos.

«Las niñas son más responsables»

El estudio también ha abordado los estereotipos desde el punto de vista del género, y afirma que las niñas tienden a ser menos problemáticas, que son más «responsables», «mejores estudiantes», tienen más «autocontrol y disciplina», son más «maduras» y se comunican mejor con la familia. Aunque a la hora de «salir», son más conflictivas que los chicos. Y a pesar de que sólo el 5% de las familias se muestra de acuerdo en que las niñas deben colaborar más que los niños en las tareas domésticas, el porcentaje aumenta hasta un 7,2% cuando se refieren a las chicas de entre 12 y 14 años.

El 62,7% de los chicos y chicas no reciben una paga, y los que la tienen oscila entre tres y diez euros. Pero al 82,6% les recargan el móvil sus padres.

A más edad, peor calidad de alimentación

«A esa edad no es malo que tomen chucherías» es lo que opinan la mayoría de los padres de niños de entre 6 y 14 años encuestados en el estudio (el 69,8%), y tampoco dan importancia al consumo de bollería industrial por parte de sus hijos. La encuesta demuestra que, a medida que crecen, el interés de los padres disminuye y la calidad de la alimentación empeora.

Las familias monoparentales son de las que opinan que es mejor que el niño aprenda de la vida por su cuenta, y confiesan que no son «muy estrictos» con sus hijos. El estudio revela, además, que estas familias son las que adoptan más, y que la que «lleva los pantalones» normalmente es una mujer, aunque ya empieza a ser significativo el número de hombres solos que decide adoptar (el 5,8% de los casos). Junto a este dato, también queda destacado el incremento de las familias que tienen hijos biológicos y deciden adoptar, lo que demuestra que ya no se trata tanto de «satisfacer un ansia frustrada de paternidad o maternidad como un medio para garantizar una vida mejor a un niño».En un hipotético ránking de valores a transmitir a sus hijos, los más importantes para los padres son comportarse con corrección, civismo, respeto, solidaridad, justicia y honradez, y se le resta importancia a aspectos como la ideología política, la religión y el espíritu de competencia y ambición.

ABC 25/06/10

INÉS VILA

Los adolescentes beben como adultos

Escrito por Patricia Matey. Publicado en Adolescencia y juventud.

Empiezan a edades más tempranas y, casi peor aún, beben, literalmente, 'como cosacos'. Los últimos datos sobre el 'botellón', recogidos en un estudio con 6.000 adolescentes y jóvenes, revelan que los chicos y chicas de 14 años han llegado ya a niveles de consumo similares a los que mantienen los jóvenes de 25.
Maite Cortés Tomas, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, es la autora principal de esta investigación que ha sido presentado en Madrid, durante una conferencia organizada por la sociedad científica Socidrogalcohol.

Un hito decisivo en el desarrollo personal

Escrito por Alfonso López Quintás (analisisdigital.com) Catedrático Emérito de la Universidad Complutense de Madrid. Publicado en Adolescencia y juventud.

Pedagogos y psicólogos eminentes suelen decir que, cuando un joven descubre en qué consiste la auténtica libertad, está básicamente formado. De ahí la necesidad de que tengan una idea precisa de lo que significa e implica la libertad humana. Pero este tema puede plantearse desde diversas perspectivas. Hoy adoptaré la perspectiva pedagógica. Haré el ensayo de exponer a unos jóvenes de cultura media las distintas formas de libertad que podemos ejercitar los seres humanos y de qué modo podemos lograr esa alta cota que supone la libertad creativa o libertad interior. Para ello se necesita poner en juego una “mirada profunda”, que debemos ir adquiriendo a medida que ascendemos de nivel de realidad. Por eso comenzaré por la descripción de las formas más elementales de libertad -elementales en sentido de “básicas"-, e iré ascendiendo hasta las formas más elevadas y perfectas.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico