Familia y Educación

España, el país de los «ni-nis»

Escrito por MARIBEL NÚÑEZ. Publicado en Adolescencia y juventud.

Somos el segundo país europeo con mayor número de jóvenes que ni trabajan ni estudian (conocidos como «ni-nis»).

La OCDE aconseja invertir más en educación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó ayer su informe anual sobre la situación de la educación y, entre las novedades, aparecen unos datos preocupantes para España ya que nuestro país es el segundo de la Unión Europea con mayor porcentaje (19,4%) de jóvenes entre 20 y 24 años que ni estudia ni trabaja, la conocida popularmente como generación «ni-ni».

Este dato, el hecho de que sólo Italia nos supere en 2008 con un porcentaje de jóvenes en la misma situación del 22%, no es sólo negativo en sí mismo sino que, además, va en contra de la tendencia del resto de países de la OCDE ya que ha aumentado. Entre los años 2000 y 2008 el porcentaje ha pasado del 15 al 19,4% en España mientras que en el conjunto de la OCDE ha descendido, al pasar de un 18,2 a un 14,7%. Por encima de España en porcentaje de jóvenes «ociosos» están Turquía, con un 44,6%, e Israel, con un 37,5%, ambos fuera del territorio europeo.

Esta organización internacional, este año muy centrada en los aspectos económicos en su informe anual, destaca que entre 1995 y 2007 la mayoría de los países aumentaron fuertemente sus inversiones en educación preuniversitaria, una media del 43%, pese a que el número de estudiantes se mantuvo más o menos estable durante el periodo. En el caso de la formación universitaria el aumento el aumento medio del gasto fue del 14%.

El gasto en educación varía mucho entre los diferentes países aunque de media dedican el 6,2% de su Producto Interior Bruto (PIB) a este capítulo. En cuanto a la parte del total del gasto que se dedica a educación también hay diferencias entre los países ya que, por ejemplo, la media de la OCDE es del 13,3% y hay países, véase México, que destina el 22%, como consecuencia del elevado déficit que tiene en este terreno. La mayoría de países europeos dedican una media del 10% del gasto a educación.

Una de las novedades que refleja el informe presentado ayer es que anima a los Gobiernos a invertir en educación no sólo porque es muy importante en sí mismo, sino también porque es rentable económicamente para las arcas públicas. Así, por ejemplo, según sus cálculos una persona que cuenta con un nivel de educación universitario generará el equivalente a 119.000 dólares adicionales en impuestos sobre la renta y aportaciones sociales en su vida laboral, por contraste con quiene sólo ha estudiado el equivalente al Bachillerato.

En materia de vinculación entre formación y empleo la OCDE considera que a mayor formación aumentan los años que se puede estar trabajando, lo que beneficia a la salud de los sistemas públicos de pensiones, muy dañados por el descenso de población activa asociado a la caída de la natalidad. Desde 1997 la tasa media de paro entre la población con estudios universitarios ha sido de un 4% mientras que entre la que no tenía formación superior se ha elevado al 10%.

La OCDE, además de lanzar un llamamiento inversor en el conjunto del sistema educativo, se muestra optimista de algunos resultados alcanzados hasta el momento ya que el nivel académico ha subido mucho en los últimos 30 años, como lo demuestra el hecho de que de media la proporción de personas entre 25 y 34 años con al menos el bachillerato es 22 puntos porcentuales mayor que la correspondiente a personas entre 55 y 64 años.

Los profesores y su situación socio laboral también es objeto de estudio por parte de la OCDE, sobre todo en el apartado que destaca que los salarios de los docentes se incrementaron en términos reales entre 1196 y 2008 en casi todos los países aunque, a renglón seguido añade, que «en la mayoría de los países los profesores percibe menos ingresos que otros individuos con preparación académica similar, lo que se aprecia en que un profesor con 15 años de experiencia en educación secundaria básica gana desde 16.000 dólares americanos en Hungría a 98.000 en Luxemburgo».

Sombrío panorama educativo

El 22% de la población española ha completado la educación posobligatoria, frente al 47 por ciento de media de la UE y el 44 por ciento de los países que forman parte de la OCDE.

El 44% de los titulados españoles de entre 25 y 29 años ocupa puestos de trabajo de cualificación inferior a sus estudios, frente a la media del 23 por ciento de la OCDE.

El 38% es el volumen de titulados en FP de grado medio en España en 2008 a la edad habitual de graduación (17-18 años), frente al 52% de media de la UE y el 44% de la OCDE.

10 veces más es el coste salarial de un profesor por cada estudiante en España, Luxemburgo y Suiza comparado con otros países analizados en el informe de la OCDE, como Chile.

El 2,1% de los jóvenes holandeses entre 15 y 19 años ni trabaja ni estudia frente al 32,6% de Turquía. En el caso de España, el 10,5% de esta edad está en la generación «ni-ni».

El 6,2% de su PIB invierten de media los países de la OCDE en educación, aunque en los del norte de Europa y en Estados Unidos el porcentaje llega hasta el siete por ciento.

El 3,3% millones de universitarios cursaron en 2008 estudios en otro país distinto del de origen, un 10,7% más que en 2007. La OCDE constata que la movilidad sigue aumentando.

El 70% de jóvenes entre 17 y 20 años es el porcentaje de los que acaban el Bachillerato en más de dos tercios de los países de la OCDE y en nueve de ellos este índice llega al menos al 90%.

El 49% de los españoles tiene solo estudios básicos. El 38% de los titulados en secundaria posobligatoria lo son en estudios de formación profesional, índice inferior a la media europea.

ABC 08/09/10

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico