Familia y Educación

Medios de Comunicación y Ocio

“Catholic Voices”: iniciativa del Reino Unido

Escrito por Aceprensa. Publicado en Medios de Comunicación y Ocio.

Catholic Voices es una iniciativa creada en el Reino Unido por un equipo de comunicadores para enseñar a católicos corrientes a explicar en la radio y en la televisión la postura de la Iglesia sobre ciertas cuestiones controvertidas. Aunque de momento sólo intervienen en los debates planteados con ocasión de la visita de Benedicto XVI (16-19 septiembre), se trata de un proyecto más amplio que puede servir para inspirar iniciativas similares en otros países.

A Peter Williams, un ex ateo de 26 años converso al catolicismo, no le tembló el pulso cuando le llamaron de un programa televisivo para hablar sobre algunos aspectos de la moral sexual católica. "Me gusta discutir mis creencias con mis amigos no creyentes de la universidad. Es un reto apasionante demostrar la armonía entre fe y razón".

Claro que presentarse en un plató para explicar estas cosas no se improvisa. Williams fue uno de los 20 candidatos elegidos en el casting organizado por Catholic Voices (se presentaron 80 personas), para asistir a un entrenamiento especial dirigido por expertos en comunicación. Las sesiones -unas tres al mes- tuvieron lugar en Londres entre febrero y julio.

Entre los seleccionados hay farmacéuticos, maestros, estudiantes, abogadas, madres de familia... En la selección se tuvieron en cuenta tres criterios: "La personalidad, la actitud y la catolicidad", según explica Austen Ivereigh, uno de los promotores. Debían sentirse a gusto con las enseñanzas de la Iglesia.

Los promotores de esta iniciativa -Jack Valero, portavoz de la beatificación del cardenal Newman; Kathleen Griffin, ex productora de la BBC, y Austen Ivereigh, periodista y colaborador de varios medios británicos- persiguen dEl primero es proporcionar al equipo de portavoces argumentos concisos y convincentes sobre las polémicas que están planteando los medios con motivo del viaje del Papa: abusos sexuales, el papel de la mujer en la Iglesia, el sida y los preservativos, la Iglesia y la ciencia, la homosexualidad, etc.

El segundo consiste en enseñarles habilidades y técnicas retóricas para salir al paso con garbo -y, a ser posible, con buen humor- de las preguntas más impertinentes.

Porque si algo caracteriza a la mayoría de estos debates mediáticos es su hostilidad hacia el Papa y la Iglesia católica. Cadenas como la BBC o Channel 4 están dando un espacio desproporcionado a muchos alérgicos a la religión que, de la noche a la mañana, se han convertido en solventes "teólogos".

Pero lo cierto es que la acidez de algunos de estos invitados resulta un poco cansina. Da la impresión de que los tópicos que abanderan responden más a problemas personales no resueltos que a objeciones razonables contra la fe.

Quizá por eso resulta tan atractiva la presencia de esta veintena de portavoces en la pantalla. De entrada, porque se les ve más frescos y con menos prejuicios. Son jóvenes que se sienten orgullosos de la fe católica. Y también porque, en lugar de ir al choque, tratan de explicar de forma sugerente por qué creen lo que creen.

Catholic Voices es una iniciativa surgida de la sociedad civil, con el apoyo de una asociación llamada The Catholic Union of Great Britain. El proyecto, que ha sido financiado por una fundación y por donaciones privadas, ha gustado mucho a la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, pero sigue siendo independiente.

Aceprensa 13/09/10

 

 

Siempre conectados, distraídos a menudo

Escrito por The New York Times / Aceprensa 09/06/10. Publicado en Medios de Comunicación y Ocio.

Las tecnologías de información y comunicación pueden llegar a desbordarnos. Un estudio muestra que estar siempre conectado es una fuente de distracciones que hace trabajar peor, explica Matt Richtel en The New York Times.
Un usuario avezado de las técnicas de comunicación puede tener abiertos media docena o más de canales a la vez. Mientras escribe con el ordenador, en su pantalla puede comprobar cada pocos minutos el correo electrónico que le llega y a la vez vigilar las cotizaciones de Bolsa u otras informaciones por la web, y en una esquina tener abierta una ventana para ver televisión. En cuanto le manden un recado por Twitter, por su red social o por mensajería instantántea, lo verá. Con el teléfono móvil, que es también agenda, puede hablar o usar el SMS, y recordar gracias a los avisos acústicos la hora de una próxima cita o el vencimiento de una gestión pendiente.

El uso inteligente de los medios de comunicación

Escrito por Antoni Pedragosa. Publicado en Medios de Comunicación y Ocio.

Se da un crecimiento de la comunicación virtual y un empobrecimiento de la comunicación real, la nueva forma de comunicarnos ha de utilizarse de una forma inteligente

Situarse hoy delante de los medios de comunicación de una forma inteligente, no resulta nada fácil. Porque uno no sabe con claridad lo que hay detrás del medio que tiene en las manos. Una especie de trama oculta, tejida entre el poder económico y el poder político, que nunca conocemos del todo, resulta ser un instrumento de control ideológico y de manipulación informativa que será necesario observar con una actitud de sospecha crítica y análisis sistemático de sus contenidos. No porque digan mentidas, si no porque no dicen toda la verdad.

Veamos a continuación cómo se pone el público delante de los medios de comunicación reconociendo que la actitud crítica, sigue siendo hoy muy minoritaria. El gran público lee el diario de tres maneras diferentes:

1) Mira el diario como un entretenimiento.

2) Mira el diario para saber qué es lo que pasa.

3) Después hay un tercer grupo, que no tiene bastante con saber qué es lo que pasa, si no que quiere saber por qué pasa lo que pasa. Esto normalmente no se encuentra en los grandes medios de comunicación, si no en publicaciones especializadas, porque los grandes medios de comunicación no dicen nunca aquello que va contra sus propios intereses.
Pero mira por donde, hace cuarenta años, aquello que comenzó como una Agencia del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, para transmitir información militar altamente secreta, se ha convertido en la herramienta que ha transformado el mundo de la comunicación, internet.

Ahora tenemos una forma transversal de enviar, de recibir, de transmitir y redistribuir información que no podíamos ni imaginar hace unos años. Es cierto que la capacidad expansiva y movilizadora de esta herramienta es extraordinaria y puesta al servicio de los grandes valores de la vida puede tener un gran valor pedagógico para las nuevas generaciones.
Pero esta forma de comunicarnos, ha de utilizarse de una forma inteligente, evitando el riesgo a una adicción desordenada al ordenador. Hay síntomas que preocupan. Por ejemplo, ese silencio familiar que se produce en casa cuando cada uno está en su habitación dedicando más tiempo a hablar por el ordenador que con los miembros de la familia. Es decir, se da un crecimiento de la comunicación virtual y un empobrecimiento de la comunicación real, del tú a tú, del cara a cara.

Será conveniente autorregularnos y ponernos límites. Pero al mismo tiempo, será necesario aprovechar este extraordinario potencial divulgador, para dar lo mejor de nosotros mismos. Esta situación nos pedirá también una educación nueva, más universal, más abierta, más fraternal. Educar en estos valores tendrá que ser el signo de identidad de las sociedades democráticas del futuro.

Antoni Pedragosa

Forum Libertas 11/06/2010

 

Y los medios, ¿qué hacen para proteger de los abusos a los niños?

Escrito por Aceprensa 12/06/10. Publicado en Medios de Comunicación y Ocio.

En un artículo publicado en Catholic World Report, Tom Hoopes señala diez formas en que los medios de comunicación están fallando actualmente en la protección de los niños contra abusos sexuales. Resumimos sus argumentos.

1. Muchos medios se lucran con las imágenes sexuales que ponen al alcance de los niños. Casi todas las cadenas de televisión difunden contenidos violentos, sexuales y algunas incluso pornografía en las horas de mayor audiencia.. Los medios siguen creando así un ambiente de trivialización de la sexualidad.

2. Los medios pasan por alto el huracán actual y se dedican a informar de casos del pasado. Según las estadísticas del ministerio de Sanidad de Estados Unidos, en 2003 hubo 90.000 casos confirmados de abusos sexuales a menores en ese país. En lugar de informar sobre esto, los medios prefieren centrarse en las 10.667 denuncias -muchas de ella son probadas- que se realizaron entre 1950 y 2003 contra clérigos católicos.

3. Los medios miran hacia otro lado cuando los culpables son profesores de escuelas no confesionales. En 2004, un funcionario del ministerio de Educación de Estados Unidos denunció en un informe que la crisis de la pederastia en los colegios era mucho más grave que la de las instituciones de la Iglesia. Sin embargo, muy pocos medios se atrevieron a hacerse eco de este informe.

4. Los medios han silenciado los casos de abusos sexuales encubiertos por trabajadores de Planned Parenthood, que no dieron cuenta de adultos que habían dejado embarazadas a menores y que las enviaban a abortar a sus clínicas

5. Los medios sugieren que es peligroso promover una moral sexual. Uno de los tópicos más repetidos durante estos días es que parte del problema de los abusos se debe a las prohibiciones de la Iglesia y a su empeño por imponer el celibato a los clérigos. Pero la realidad muestra más bien lo contrario: en Estados Unidos, la mayoría de los casos se produjeron en los años sesenta y setenta, cuando muchos seminarios estaban sumidos en un clima de confusión doctrinal y laxitud moral. Si algo queda claro tras este escándalo es que la moral sexual católica es un seguro de vida para los niños.

6. Los medios apenas informan sobre las medidas que está adoptando la Iglesia para proteger a los niños. Que la pederastia es un problema que afecta al conjunto de la sociedad es algo que se va descubriendo poco a poco. Merced al vapuleo mediático, la Iglesia ha aprendido a afrontar con firmeza esta crisis. Curiosamente, quienes dieron a conocer el problema ahora no se hacen eco ahora de las soluciones.

7. Algunos medios ni siquiera están seguros de que la pederastia esté mal. USA Today (17-04-2002) publicaba una encuesta sobre el sexo entre adultos y niños y daba estas alternativas: es algo -siempre malo, generalmente malo, algunas veces malo o rara vez malo‖. Más recientemente, algunos medios promocionaron abiertamente el libro de Judith Levine Harmful to Minors: The Perils of Protecting Children from Sex [-Nocivo para los menores: los peligros de proteger a los niños del sexo‖].

8. Los medios celebran a algunos pederastas famosos. Hooper cita algunos ejemplos de películas que han ensalzado a figuras como Alfred Kinsey -quien afirmó que lo único que impide el sexo con menores son los -condicionamientos culturales‖- o Larry Flynt -que se hizo rico con un simulacro de pornografía infantil e inventó un personaje de cómic sobre un abusador-.

9. Los medios no quieren admitir que la homosexualidad tenga algo que ver con el escándalo de los abusos. Sorprende que a menudo los periódicos recurran a llamativos titulares sobre -curas pedófilos‖, sin mencionar las tendencias homosexuales de algunos de estos clérigos. O que se acuse a la Santa Sede de emprender una -caza de brujas contra los gays‖ por revisar los procesos de selección de candidatos al sacerdocio para evitar que se ordenen hombres con tendencias homosexuales.

10. Los medios protegen a los culpables cuando ofrecen una información selectiva. Cuando los medios sólo prestan atención a los casos de abusos sexuales cometidos por algunos clérigos, están dejando desprotegidas a la mayor parte de las víctimas. No hay que olvidar, concluye Hooper, que el 85% de los abusos se producen en el entorno familiar, baby sitters, vecinos o amigos de la familia.

Aceprensa 12/06/10

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico