10 días han transcurrido desde su reciente estreno en el cine, y hasta ahora todos los espectadores han quedado más que satisfechos con las imágenes que trae la última producción de la saga que habría iniciado Steven Spielberg en 1993: Jurassic Park.

Tan meticuloso como un cerrajero, Spielberg fue un pionero en su época al tratar el tema de un parque temático cuya principal atracción fuesen los reptiles gigantes del pasado, así como las consecuencias de no contar con personal calificado, o el simple hecho de haber violado las leyes naturales al querer jugar a ser Dios creando vida ya extinta.

Las expectativas eran muchas, pero habiendo visto el film, les podemos traer algunos detalles. Una ligera advertencia; si no has visto la película no sigas leyendo, aunque como sabemos que eres curioso te vas a quedar para formarte una opinión previa antes de ir a tu sala favorita.

Jurassic World: Dominion

El trío con el que inició la saga, Laura Dern, Jeff Goldblum y Sam Neill, regresan en sus respectivos papeles en la última entrega de la saga jurásica. Dirigida por Colin Trevorrow, y supervisado por Spielberg personalmente, podemos asegurar que es un rotundo éxito.

Trevorrow ha revelado las impresiones de Spielberg tras ver la película, declarando que está sumamente emocionado por la presencia de los personajes que él concibió para la primera película en los años noventa; así mismo añadía que se encontraba conmovido al ver que cada uno de estos personajes había tenido presencia en cada una de los segmentos posteriores a la primera entrega de la saga producida por él.

Aunque sus últimas dos entregas superaron los mil millones de dólares recaudados, hasta la fecha “Jurassic World: Dominion” ha logrado recaudar un total de trescientos ochenta y nueve millones de dólares. Un film donde, finalmente, los humanos y los dinosaurios conviven, no ha recibido la aceptación que se esperaba entre el público joven de la actualidad. Lo cual es entendible. Sin embargo, para las personas entre los 30 y 40 años es toda una obra maestra que da fin a un ciclo donde se soñaba que era posible volver a ver a los dinosaurios caminar sobre la tierra a pesar de los riesgos importantes que esto podría significar.

Aún recuerdo el inmenso susto de la persecución del Tiranosaurio Rex en la primera película, o todo lo que aprendieron de los velocirraptores en Jurassic World: El Mundo Perdido. El sueño de Jon Hammond no es más que eso, un sueño; aún con todos los avances de la ciencia actual es imposible traer a la vida a una especie extinta. Y mucho menos si no existen vestigios vivos de los cuales pudiera ser posible realizar algún tipo de reconstrucción celular. Pero, mejor dejemos este tipo de debates para los escritores de ficción, o para los científcos.

Si no has ido a verla, te recomiendo que lo hagas. Al final, no debes dejarte influenciar por los gustos de los demás. Si te gustan los dinosaurios, y has visto la saga, no dejes de ver el final. Y si no has visto ninguna de las películas jurásicas, igual puedes ir a ver esta; te aseguro que te darán ganas de ver las anteriores y volverás a ver la última para darle el cierre al ciclo.

Por admin

error: Content is protected !!